×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Añadir al carrito
Comprar ahora
Comprar
Cancelar

APLAUSOS : DE QUIÉN APRENDER, DE QUIÉN DEFENDERNOS

DE QUIÉN APRENDER, DE QUIÉN DEFENDERNOS


Aplausos
DE QUIÉN APRENDER, DE QUIÉN DEFENDERNOS
El último hervor de la feria de Sevilla, tan apasionante, tan duro para algunos, tan autopista para otros, de tanta y tanta aglomeración de estrellas en los días grandes, ha coincidido con una serie de actos de moqueta, glamour y política de los que duelen lo suyo o deberían doler a la tauromaquia a poco que nos paremos a pensar. Los Goya mismamente, ¡qué envidia! y no por la brillantez de los mismos -¡qué coñazo!- sino por su capacidad reivindicativa, por la sumisión de la clase política que sigue poniéndose pajarita y esmoquin para rendirles pleitesía y mucha subvención, ahí está el quid de la cuestión -¡qué listos!-, en la subvención de unos y el oficio de pedir de los otros, todo ello sin reparar en lo que le devuelven a la sociedad y a cuánta parte de la sociedad alcanzan, sin pudor, sin que nada de ello les parezca suficiente a los beneficiados. Siempre, todos los años, es lo mismo, incluidos los protagonistas, supongo que elegidos por méritos propios pero reiterativos hasta parecer una industria absolutamente endogámica, para que luego digamos del mundo del toro, padres, hijos, sobrinos… no es que me cabree, que sí, solo es envidia, mosqueo por la comparativa. Aprendamos. Unos tanto y otros tan tiesos de cariño y ayuda. Es hora de que la gente del toro, ahora que anuncian unidad y acción, tome ejemplo. Vamos detrás, pero vistos los primeros resultados, esa reunión con el alcalde de El Puerto de Santa María es un buen ejemplo/estímulo de lo que se puede conseguir a poco que persistan. De momento los efectos de la reunión de El Puerto no ha ido más allá de una declaración de buenas intenciones, buenas palabras, que deben ser precedentes de buenas soluciones. Si hay diálogo, hay posibilidades. Fíjense en los del cine. De momento toca esperar. El otro enredo de la semana es el de la ONU. No tienen otra cosa que hacer. No hay niños a los que salvar, incluidos los niños soldados y los que pasan hambre, no hay niños obesos en su entorno que opositan a diario a todas las enfermedades coronarias, es como si no existiesen las fosas del Mediterráneo, donde ni se sabe cuántos críos en busca de futuro pierden el futuro y la vida misma, es como si los chiquillos no se afligiesen con los telediarios que ellos no evitan o las películas de violencia pura y dura, como si fuesen inmunes a los pistoleros que cuatro calles más allá de su sede central entran en sus aulas a tiro limpio, pese a todo eso ellos se preocupan de las posibles, ellos qué saben, influencias que puedan ejercer las corridas de toros en la infancia. Es evidente que los animalistas y sus lobbies de la industria de las mascotas, los anselmi del mundo entero, siguen haciendo camino, como lo hacen los de la industria bélica o las grandes farmacéuticas. Les agradecemos la recomendación a los señores del comité de la ONU, pero se la pueden guardar, empleen medios e imaginación en tareas más nobles, más necesarias y más urgentes para la sociedad y los niños. Aunque bien mirado, tampoco hay que darle más importancia, dos líneas más adelante de su recomendación dicen que no están contra la Tauromaquia. Es decir, dicen sin decir, obedecen órdenes e intereses, simplemente. Lobby puro, apariencias que minan. Que no nos amarguen. En compensación hemos tenido la ceremonia de entrega de la Medalla al Mérito en las Bellas Artes a El Juli de manos del Rey Felipe VI en el Centre Pompidou Málaga, un guiño a Francia, el eslabón hermano y taurino con España. En el mismo acto estuvieron, también galardonados, personajes de la cultura tan reconocidos como el diseñador Lorenzo Caprile, el actor José Coronado, el guitarrista Tomatito, la poeta Julia Uceda, representante de la Fundación Duques de Soria de Ciencia y Cultura Hispánica, el bailarín Rafael Amargo, la actriz y directora teatral Magüi Mira, el director de la New York University Madrid… ninguno de ellos podrá decir que Juli, matador de toros, niño prodigio, crecido en lo más hondo del mundo del toro, sea un mal ejemplo o tenga trauma personal alguno o sea un troglodita inculto. Es más, si alguno de ellos tiene crisis de identidad o siente desviaciones hollywoodenses que hable con Julián, se enterará de lo que es equilibrio, entereza y calidad humana. Lo mismo podría decir la directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, Helena Pimenta; la pianista María Martha Argerich; el editor Manuel Borrás; la arpista María Rosa Calvo-manzano; el director del Festival de Jazz de San Sebastián; Miguel Martín... Habrá que recordárselo a la gente de la ONU, más trabajo para la Fundación. Dadas experiencias anteriores es evidente que no nos podemos callar a riesgo de que nos sigan comiendo la tostada. Don Felipe ha incidido en su discurso en la importancia del arte “nos hace mejores, más sensibles, más unidos, más ilustrados, más críticos, más libres”, pues por eso será el galardón de Juli, por eso mismamente. Con todo ello me había olvidado hacer referencia a los carteles de Sevilla que adelantó nuestro compañero Carlos Crivell. Feria muy al estilo de Sevilla, con lujo, con figuras, todas, apretadas, incluido Juli, cuya ausencia de Valencia podía dar a pensar que tampoco estaría en Sevilla tras el escenificado acuerdo Pagés / S.C. Felizmente estará. Lo que pase de aquí en adelante se tendrá que ver, pero promete mucha tinta, no poca polémica y resultados imprevisibles. O no tanto.
1E Ejemplar
2,99€
1M 1 Mes
10,99€
3M 3 Meses
-
6M 6 Meses
49,99€
1A 1 Año
89,99€